Los mejores dibujos ahora también en tus camisetas

Si te gusta el papel pintado por la cantidad de diseños diferentes que puedes encontrar y por la posibilidad de combinar todo tipo de colores y de ideas te tienen que encantar las camisetas personalizadas. Esas que se hacen a partir de un dibujo que incluso puedes crear tú mismo.

Para lograrlo solo necesitas papel transfer de Andrés Masegosa y una buena idea. Te indico los pasos a seguir:

1- Decide qué es lo que quieres poner en tu camiseta. Puedes buscar un dibujo que te guste en Internet o crear tu propio diseño. Incluso puedes utilizar fotografías propias que puedes tratar con el Photoshop para conseguir resultados divertidos.

2-Tienes que tener claro el tamaño en el que quieres hacer el dibujo. Para eso te recomiendo que realices varias pruebas en papel. Una vez que ya tienes el dibujo del tamaño que realmente te gusta, puedes imprimirlo en la hoja de papel transfer.

Es muy fácil, solo tienes que ponerla en la impresora como si fuera un folio de papel normal y darle a imprimir. La imagen quedará en la hoja transfer.

3-Estira bien la camiseta en una superficie lisa. Una buena idea es poner una lámina de cartón dentro de la camiseta justo dónde quieres que vaya el dibujo. Puedes utilizar una carpeta o cortar un trozo de cartón de una caja.

4-Con mucho cuidado coloca la imagen sobre la camiseta. Si tienes miedo de no ser capaz de hacerlo derecho a la primera puedes crear marcas en la camiseta con un lápiz para saber dónde deben de ir los bordes del papel transfer. Utiliza para ello el folio de pruebas.

Ten en cuenta que este es el paso más importante, ya que si colocas la hoja mal no podrás rectificar, ya que una vez que empiece a pegarse no se puede despegar nuevamente.

Algo importante a tener en cuenta es que se va a notar todo el papel transfer que coloques en la camiseta, así que si quieres que lo único que se vea es un dibujo que ocupa una parte de la hoja, debes de recortarlo lo más exacto posible.

5-Cuando la hoja transfer esté bien colocada pásala la plancha bien caliente. Hazlo con cuidado de mover la para que no se quede pegada en la superficie de la plancha. Asegúrate de que el calor ha llegado a todo.

6-Deja que enfríe y repite la operación al menos tres veces. Cuando tras la tercera vez enfríe de todo, toma el papel por el borde y levanta lo como si fuera una pegatina a la que le quitas el papel protector. Y tendrás lista tu camiseta personalizada.

Me encanta ser único y que mi habitación también lo sea

Mientras que hay gente que se muere por ir a la moda y comprarse la prenda de la que todo el mundo habla y de la cual ves decenas de unidades en la calle cada día, otros prefieren nadar contracorriente.

Cada vez son más los que creen que la moda es como vestir de uniforme y que al final todos llevamos las mismas prendas, de la misma forma e incluso combinadas por igual. ¿No sería mucho mejor si cada uno empezásemos a vestir de una forma distinta y expresáramos nuestra personalidad a través de la ropa?

De hecho así ha sido como han comenzado muchas tendencias en el vestir de las que luego se ha ido apropiando la industria de la moda para sacarle el mayor rendimiento posible.

Pero los que van contracorriente tienen cada vez más maneras de lograr su estilo propio, especialmente gracias a la personalización de la ropa. Las camisetas personalizadas son solo el primer paso, pero no hay por qué quedarse ahí.

¿Te gustaría saber cómo personalizar tu habitación por muy poco dinero? Pues vamos a darte algunas ideas.

No todo lo personalizado se adquiere así, siempre puedes dar tu toque personal en cada punto. Por ejemplo, la pintura de la casa puede ser en un tono que tú elijas, producto de la mezcla de diferentes colores en cantidades y porcentajes que irás decidiendo hasta encontrar ese punto exacto que quieres.

Y si todavía quieres ir más lejos no tienes más que comprar cartulinas, realizar tus propias plantillas para crear diseños para la pared y ponerte a crear dibujos sobre las pinturas.

Tu habitación debería de ser un fiel reflejo de ti mismo y para eso necesitas incluso de mantas personalizadas lo más originales posibles. Puedes comprar mantas con dibujos personalizados o comprar una buena manta y añadirle tu propio toque. Si compras una manta lisa puedes dibujarla con pintura para tela para tener algo que solo tú vas a tener.

También puedes personalizar las persianas de tu dormitorio. Puedes encargarlas ya decoradas con un dibujo de tu elección o puedes pintarlas personalmente si se te dan bien esas cosas. Otra opción es un estor serigrafiado con el dibujo que más te guste o con una fotografía que tú mismo hayas tomado. Incluso podría ser una imagen tuya con tus amigos, que daría carácter a tu habitación.

Como ves, lo que sobran son maneras de conseguir personalizar una habitación y la mayoría no son demasiado caras. ¡Atrévete a ser diferente!

1 2 3 20